Brian Urlacher, el espíritu de un equipo

Brian Urlacher

Axel Sánchez

23 de enero de 2011, Chicago Bears disputaría la final de conferencia nacional en su estadio y recibiría a su más acérrimo rival Green Bay Packers. La primera mitad fue una desilusión tras otra, viendo a los Packers dominar y anotando 14 puntos, Jay Cutler, la gran promesa de mariscal saldría lesionado, y justo a ocho minutos de terminar el tercer cuarto apareció, él único hombre que aún con el marcador en contra luchaba donde le diera el cuerpo, un líder que todos respetaban, Brian Urlacher.

 

En un pase de Aaron Rondgers, él logró interceptar ese pase y correr hasta media cancha, todo el estadio se motivó, todo el equipo se ilusionó, había una luz en el camino que nos empujaba a soñar en una nueva oportunidad de llegar a Súper Bowl. Al final, los cambios constantes de QB y una intercepción en el último minuto terminaron con el sueño.

Lo que nunca se podrá olvidar fue la aparición de ese espíritu indomable de Urlacher, que con una o dos apariciones cambiaban los juegos, el ánimo y nuestros corazones azules y naranjas.

El originario de Pasco, Washington, egresado de la Universidad de Nuevo México, jugó 13 temporadas con los “Monsters of the Midway”, con nadie más jugó, participó en 182 partidos, tuvo un promedio de 41.5 capturas de mariscal de campo, 22 intercepciones y mil 353 tacleadas hicieron de este jugador una leyenda.

Aquel que en 2007 logró levantar el campeonato de la conferencia nacional ante una Saints que dieron una gran pelea, ese jugador que se convirtió en la fortaleza espiritual de un equipo, ahora estará inmortalizado en el salón de la fama.

“Me enorgullece decirles que les di todo lo que tenía cada vez que salí al campo. Extrañaré este gran juego, pero lo dejo sin lamentar”, fueron las palabras del 54 al retirarse del fútbol.

 

Gracias Brian.

 

Por favor, Comparte:

Start a Conversation

Your email address will not be published. Required fields are marked *