Nuevas Esperanzas

Como históricamente lo sabemos los Chicago Bears han sido uno de los equipos, no solo fundadores de la liga y con el mayor número de inducidos al Salón de la Fama, mejor conocidos por sus férreas defensivas (por ello el mote de “THE MONSTERS OF THE MIDWAY”) y por su gran ataque terrestre; pero nunca se ha destacado por ser un equipo con mentalidad y vocación 100% ofensiva, como los records y los libros lo atestiguan.

Fue en 1940 la última vez que los Chicago Bears tuvieron un equipo completamente basado en el poder de su ofensiva, y eso se dio gracias a la introducción de la innovadora “formación T” que implementó George S. Halas, que consistía en colocar a dos Running backs detrás del Quarterback, en lugar de ocupar un solo corredor como tradicionalmente ocurría. Durante los años 1939-1950, tuvimos la fortuna de contar con uno de los mejores mariscales de campo de toda la historia Sid Luckman, quien incluso durante décadas mantuvo en su poder los records por pase de más anotaciones, yardas y (valga la redundancia) en pases completados.

En esta ocasión tendremos la oportunidad, por segunda vez en la historia, de tener un HC con mentalidad 100% ofensiva (si se puede considerar a Trestman un HC), y el cual tiene en sus manos la responsabilidad de sacar adelante uno de los proyectos con más expectativas en años, para nuestros Bears. Si bien con la llegada de Jay Cutler en 2009 se generaron enormes esperanzas de tener en él, al QB franquicia que durante años se había buscado, todos sabíamos de la mentalidad y actitud soberbia que lo acompañaban y lo cual terminaron por hacer de dicho jugador y proyecto, uno más para nuestro equipo.

El año pasado tras la salida de Cutler y las diferencias entre Fox y nuestro GM Pace, éste último decidió apostar gran parte de su carrera en un QB novato, por quien a juzgar de muchos se pagó demasiado, pues únicamente contaba con 13 juegos iniciados en su carrera colegial. La selección de Trubisky dividió emociones y sentimientos entre todos los aficionados de los Bears, pues ninguno sabíamos a ciencia cierta que esperar, con el paso de las semanas y el inminente fracaso de Glennon como QB titular, los entrenadores no tuvieron más remedio que poner Trubisky detrás de los controles y dejarlo que semana tras semana aprendiera cuál será su rol, no solo en el terreno de juego, sino en el equipo, en la ciudad y en la NFL por ser la cara del equipo fundador de esta liga.

Seguramente se preguntaran para que tanto choro y rollo, pues solamente es un contexto de lo que nuestro nuevo HC Matt Nagy tendrá que considerar cada mañana cuando despierte y llegue a Halas hall, pues como lo mencione, es el 2º entrenador en jefe con mentalidad ofensiva para nuestros Bears, y el staff de coacheo suena bastante atractivo pues algunos de los entrenadores que Nagy y Pace han logrado reunir, son de los más reconocidos por colegas, jugadores, analistas y expertos, y lo cual hace que sea imposible no emocionarse con el futuro del equipo, una nueva mentalidad ofensiva y el seguir manteniendo y creciendo en el dominio que la defensiva ha demostrado bajo la tutela de Fangio.

En adición a ello el talento con el que Nagy cuenta actualmente en roster de jugadores, desde mi punto de vista, es bastante alto, pues creo que solo hacen falta algunas adiciones que llegaran via draft o agencia libre, para que los Bears regresen al sitio que merecen ocupar cada temporada y estar en la cima de la NFL y regresar a los años de gloria, que aquellos que nacimos antes de los ochentas, nos tocaron vivir y una vez más escuchar en todos lados, BEAR DOWN, CHICAGO BEARS!!!!

Juancho Name

@JuanchoName34

Por favor, Comparte: