El razonamiento detrás de escoger un HC ofensivo

Nuestros amados Bears no han llegado a los Playoffs desde el 2010, si queremos cambiar esto, tenemos que ser inteligentes al decidir nuestro próximo entrenador en jefe.  En general, es importante ir por el mejor candidato, sea ofensivo o defensivo, pero en esta ocasión, creo que importante prioritar un entrenador con filosofía ofensiva, y la razón es sencilla:

La pieza más importante hoy en dia es Mitchell Trubisky.

Los primeros años de la carrera de un QB son cruciales. Si en realidad queremos que Mitchell Trubisky sea un gran QB, no podemos estar cambiando de coordinador ofensivo todos los años, necesitamos que se concentre en una filosofía ofensiva y la domine.

Un ejemplo de un proceso de QB mal llevado es Jay Cutler desde que llegó a Chicago Cutler en el 2009 hasta que se fue acabando el 2016, tuvo los siguientes coordinadores ofensivos:  Ron Turner 2009, Mike Martz 2010-2011 ,Mike Tice 2012, Marc Trestman / Aaron Kromer 2013-2014 , Adam Gase 2015 y Dowell Loggains 2016,  esta falta de estabilidad, previno cualquier tipo de avance a la ofensiva.  Culter, responsable por el despido de mucho de estos coordinadores, tuvo que aprender un sistema nuevo casi todo los años, lo mismo se puede decir por la línea ofensiva, Alas cerradas y receptores.

Un QB joven como Trubisky tiene muchas cosas que  aprender, desde tomar el ovoide bajo centro a  leer defensivas, hasta el posicionamiento de sus pies a la hora de lanzar el balón, encima de esto aprender un nuevo sistema ofensivo cada año, estamos imposibilitando un proceso de por sí difícil.

Si escogemos un entrenador en jefe con antecedentes defensivos abrimos las puertas a tener un falta de continuidad.  En el mejor de los casos, contrata a un buen coordinador ofensivo, Mitchel Trubiksy tiene un buen año y el coordinador ofensivo se va a otro equipo como entrenador ofensivo.  En el peor de los casos, no contrata a alguien bueno, el juego de Trubisky no avanza y empezamos de cero otra vez.

Por eso la importancia de un entrenador con experiencia a la ofensiva.   En este caso, el entrenador pone una filosofía básica y el coordinador le agrega toques personales. Si se va el coordinador, no empezamos de cero, ya hay una base.  De esta manera Trubisky también puede concentrarse en aprender a mejorar los detalles que diferencian a los mejores QBs de la liga de los mediocres o malos.  Que hubiera pasado si Cutler hubiera tenido tiempo para trabajar en detalles como posicionamiento de pies al lanzar el ovoide o agarrar el ovoide con dos manos dentro de la caja de protección para evitar fumbles? Nunca lo sabremos.

No hay que repetir estos errores con nuestro joven QB, hay que darle estabilidad a la ofensiva par que pueda dar los pasos necesarios para guiar a nuestro equipo a ganar un Super Bowl.

David Choueke

@BearsMexi

 

Por favor, Comparte: